AventurasLos DESTINOS más LOCOS del MUNDO para hacer SALTO BASE

Los DESTINOS más LOCOS del MUNDO para hacer SALTO BASE

La mayoría de los amantes de las emociones fuertes y los viajeros aventureros están familiarizados con el salto BASE, un deporte extremo que consiste en lanzarse en paracaídas desde un objeto fijo. Pero, ¿sabías que BASE es en realidad un acrónimo de las cuatro categorías de objetos desde los que puedes saltar: estructura, antena, tramo y suelo?

Aunque los saltos BASE se inspiraron en el paracaidismo, los saltos BASE se realizan desde altitudes más bajas y se consideran significativamente más peligrosos. Los expertos sugieren adquirir experiencia con al menos 200 paracaidistas antes de intentar un salto BASE. Los saltos BÁSICOS se pueden realizar en una montaña, edificio, puente o cualquier cosa en el aire. Ganó popularidad alrededor de 1978 cuando Karl Benish y un grupo de paracaidistas experimentados saltaron a El Capitán en el Parque Nacional Yosemite usando equipo estándar de paracaidismo de avión y lo filmaron en todo el mundo.

Este deporte complementario es más popular (y legal) en algunas regiones del mundo que en otras, y algunas regiones turísticas se han convertido recientemente en el hogar de destinos de primer salto. ¿Eres lo suficientemente valiente para intentarlo? Estos son algunos de los destinos de salto BASE más locos del mundo.

Troll Wall, Noruega

Noruega, con sus paisajes impresionantes y naturaleza majestuosa, ha emergido como uno de los destinos predilectos para el salto BASE. Esta nación escandinava permite esta audaz actividad en numerosos fiordos, lo que le da una ventaja sobre otros lugares del mundo. El Troll Wall, o «Trollveggen» en noruego, es el punto culminante para muchos entusiastas del salto BASE. Este majestuoso muro es reconocido por ser una de las caídas verticales más grandes de Europa, midiendo un impresionante total de 3.600 pies.

Aunque el salto desde el Troll Wall puede parecer tentador, es esencial recordar el desafío que representa. Dada la naturaleza remota y escarpada de la ubicación, las operaciones de rescate pueden ser complicadas y desafiantes, lo que significa que solo los saltadores con amplia experiencia deberían atreverse a hacer el salto aquí. La montaña, caracterizada por su terreno suelto y pronunciado, presenta peligros inherentes. Sin embargo, para aquellos que se atreven a enfrentar el desafío, las recompensas son incomparables: vistas panorámicas que quitan el aliento y una experiencia inolvidable que solo Noruega puede ofrecer.

Shanghai, China

Shanghai, una de las ciudades más dinámicas del mundo, fue sede de un evento épico en el pasado, gracias al imponente edificio Jing Mao. Este rascacielos, que durante mucho tiempo ha dominado el horizonte de la ciudad, se convirtió en un punto de referencia para el salto BASE al albergar el International Base Jumping Show en 2004. Durante este evento, un impresionante número de saltadores desafiaron la gravedad, lanzándose desde una altitud de 1,174 pies.

El Día Nacional de China de ese mismo año fue testigo de una celebración vertiginosa, con 37 saltadores audaces provenientes de 5 países diferentes haciendo el salto desde este icónico edificio. Con sus 88 pisos, el edificio Jing Mao no solo es notable por su altura, sino también por los fuertes vientos que lo caracterizan, lo que agrega un nivel adicional de desafío para aquellos aventureros que se atreven a saltar desde él. Es sin duda un testimonio del espíritu aventurero y la audacia de aquellos que buscan emociones extremas en entornos urbanos.

Salto Angel, Venezuela

Angel Falls, majestuosa y ubicada en el corazón de la jungla venezolana, no solo lleva el título de ser la cascada más alta del mundo, sino que también es un destino codiciado para aquellos que buscan la emoción extrema del salto BASE. Con una asombrosa caída vertical de 2,600 pies, es un desafío que solo los más experimentados y audaces deberían considerar.

Este colosal salto de agua no solo es conocido por su magnitud, sino también por la complejidad técnica que implica realizar un salto BASE desde su cima. Los que buscan esta aventura no solo enfrentan el salto en sí, sino que también deben enfrentar el desafío de llegar al sitio. El viaje para llegar a las cataratas es una aventura en sí misma: tras conducir aproximadamente siete horas al noreste de Lima, los aventureros tienen dos opciones, embarcarse en una caminata de 5 horas a través de la espesa selva o optar por un paseo a caballo que los lleva por el corazón verde y húmedo del territorio.

Sin embargo, es esencial tener en cuenta que, dado que Angel Falls está enclavado en un parque nacional, es imperativo obtener un permiso de salto antes de embarcarse en esta emocionante aventura. La combinación de la belleza natural, la altura y la adrenalina hacen de este lugar uno de los destinos más singulares y emocionantes para el salto BASE en el mundo.

Puente New River Gorge, Virginia Occidental

Cada octubre, West Virginia se convierte en un epicentro de emoción y adrenalina cuando se celebra el Día del Puente en el impresionante Puente New River Gorge. Esta tradición, que comenzó en 1980, no es simplemente un evento; es una celebración que reúne a aventureros de todo tipo y a miles de espectadores que esperan con ansias ver a los temerarios lanzarse desde el puente.

Con una impresionante altura de 846 pies, el New River Gorge Bridge no solo es un testigo de audaces saltos base, sino que también ostenta el título de ser el segundo puente más alto de los Estados Unidos. Cada año, varios cientos de valientes se lanzan al vacío desde este imponente puente, convirtiéndose en el foco de atención de la multitud que se congrega para ver el espectáculo.

Pero el atractivo de esta área no termina con el salto BASE. El entorno natural del puente y el cañón del New River Gorge también lo convierten en un paraíso para otros entusiastas de los deportes de aventura. Escaladores buscan conquistar sus altos riscos, mientras que los escaladores de rocas desafían las formaciones geológicas únicas de la región. Por otro lado, el río que fluye debajo del puente atrae a los entusiastas del rafting, que buscan navegar sus aguas bravas y disfrutar de la belleza del paisaje desde una perspectiva completamente diferente.

Puente Perrine, Idaho

Perrine Bridge, majestuosamente erguido a 457 pies sobre las serpenteantes aguas del río Snake en Idaho, ostenta un distintivo especial en el mundo del salto BASE. Es el único rincón en todo Estados Unidos donde los entusiastas pueden lanzarse al vacío sin la necesidad de obtener un permiso previo. Gracias a esta singularidad, el puente se ha convertido en un campo de entrenamiento y aventura tanto para aquellos que están iniciándose en este deporte extremo como para los saltadores más experimentados.

Pero no solo es su accesibilidad lo que ha traído fama a Perrine Bridge. En 2005, este impresionante puente fue testigo de un logro sin precedentes cuando un saltador de nombre Miles Deischer desafió todos los límites y estableció el récord mundial al saltar del puente 57 veces en 24 horas. Y la hazaña no terminó ahí. Al año siguiente, en 2006, otro valiente saltador, Dan Schilling, llevó la emoción y el espíritu caritativo a nuevas alturas. Se lanzó un asombroso total de 201 veces en 21 horas, no solo para superar un récord sino con un noble propósito: recaudar fondos para la caridad. Cada vez que saltaba, era elevado de regreso al puente, preparándose para el siguiente emocionante salto. Con cada lanzamiento, Schilling mostró no solo su valentía, sino también su corazón generoso.

Monte Thor, tierra de Baffin, Canadá

Mount Thor, una joya natural incrustada en el vasto Parque Nacional Auyuittuq en la isla Baffin de Canadá, se alza como una titánica obra maestra geológica que ha hechizado a saltadores BASE y aventureros de todas partes. Su monumentalidad se debe en gran parte a la impresionante caída vertical pura que ostenta, desplomándose 4,101 pies hacia el abismo, lo que lo convierte en el escenario perfecto para aquellos que buscan la máxima adrenalina y un desafío sin igual.

Pero su encanto no termina ahí. Mount Thor es un hito para la comunidad alpinista. Su cima fue conquistada por primera vez en 1965, gracias a la audacia y valentía de una expedición organizada por el Canadian Alpine Club. Este logro dejó una marca indeleble en los anales del alpinismo. Sin embargo, el monte también ha sido testigo de momentos oscuros, como en 2006 cuando se reportó una lamentable caída. La majestuosidad y peligros inherentes de esta montaña son recordatorios constantes del respeto y precaución que debemos tener al enfrentarnos a los desafíos que la naturaleza nos presenta.

Empire State Building, Nueva York

El majestuoso Empire State Building, con sus impresionantes 102 pisos, no solo se alza como una maravilla arquitectónica en el horizonte de Nueva York, sino que también ha fascinado a los amantes de las emociones extremas, convirtiéndose en un lugar icónico para los saltos de esquí y BASE. Sin embargo, como uno podría imaginar en una ciudad tan poblada y reglamentada, el salto BASE desde este monumental rascacielos, o cualquier otro en Nueva York, está estrictamente prohibido por la ley.

A pesar de las restricciones, ha habido aventureros que no pudieron resistir la tentación de este desafío. En un caso notable, un audaz saltador tomó el riesgo y, contra todas las probabilidades, logró realizar su salto. Aunque tuvo éxito en su hazaña y aterrizó sano y salvo, las autoridades no lo vieron con buenos ojos. Fue detenido, pero en lugar de enfrentar una condena severa, se le otorgó una libertad condicional de tres años, se le impusieron 100 horas de servicio comunitario y, como medida de precaución, se le prohibió de por vida volver a acercarse al edificio. Esta acción fue un claro mensaje de que, aunque la ciudad pueda admirar el valor, las leyes y la seguridad pública siempre prevalecerán.

Burj Khalifa, Unidad Emirati Arabi

Para los saltadores BASE experimentados, la búsqueda de la próxima gran hazaña nunca se detiene. Siempre están en busca de un nuevo desafío que eleve los límites: ya sea un rascacielos que toca el cielo, una montaña vertiginosa o un paisaje que quita el aliento. En este constante deseo de superación, en 2010, se llevó a cabo un evento que dejó una marca imborrable en la historia del salto BASE.

En la cosmopolita ciudad de Dubai, dos audaces saltadores, Nasr Al Niwadi y Omar Al Hegelan, tuvieron el privilegio, y el coraje, de lanzarse desde el techo del mundo hecho por el hombre: el Burj Khalifa. No es solo un edificio, sino el rascacielos más alto del mundo, con una altura impresionante de 272 m. Mientras caían, alcanzaron velocidades vertiginosas de más de 136 millas por hora, estableciendo así un nuevo récord mundial para el salto BASE más alto jamás registrado. Esta proeza es una verdadera testamentación de hasta dónde puede llegar el espíritu aventurero del ser humano.

KL Tower, Kuala Lumpur, Malasia

Los Campeonatos Mundiales de Salto BASE son una emocionante competencia que reúne a los más audaces y experimentados saltadores del mundo en un espectáculo deslumbrante en el corazón de Kuala Lumpur, Malasia. Este torneo anual, con la imponente Torre KL como telón de fondo, tiene lugar en septiembre, y no es para los débiles de corazón.

Cada participante, antes de lanzarse en saltos ya sea bajo el sol radiante o bajo el manto estrellado de la noche, debe asistir a una instrucción obligatoria para garantizar la máxima seguridad. Pero no cualquiera puede unirse a este exclusivo club de saltadores. Los criterios son estrictos: los aspirantes deben haber acumulado un mínimo de 120 saltos BASE, haber completado al menos 20 saltos en el año anterior y haber estado activamente involucrados en la disciplina durante al menos 2 años.

La humanidad siempre ha tenido un fascinante romance con el cielo, una atracción hacia lo desconocido, buscando sentir la adrenalina que recorre el cuerpo al saltar desde grandes alturas y desafiar la gravedad. Mientras existan montañas altas y rascacielos que rasguen los cielos, siempre habrá alguien dispuesto a lanzarse desde ellos, desafiando los límites del cuerpo humano. Aunque siempre es crucial entender los riesgos inherentes al salto BASE, es indiscutible que no hay experiencia al aire libre que iguale esa emoción pura y vertiginosa.

Historias Relacionadas

Descubre

Destinos

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí