AlemaniaUn itinerario en el suroeste de Alemania

Un itinerario en el suroeste de Alemania

Esperé un tiempo para escribir este post para dar tiempo a mis sentimientos de sedimentación, quizás borrando alguna pátina negativa… Para mí es bastante extraño porque se necesita poco para despertar la curiosidad y el asombro en mí y generalmente regreso de cada viaje con entusiasmo y nuevos estímulos. Esta vez, sin embargo, no: al volver de la gira por el suroeste de Alemania, las sensaciones dominantes fueron el aburrimiento y la decepción. Así que esperé un poco, en un intento de amortiguar las situaciones más insignificantes y dejar emerger lo que más merece ser recordado (¡qué maravilla la capacidad selectiva de la memoria!), entendiéndose que no encontré a los alemanes acogedores y el turismo no es realmente, en mi opinión, su punto fuerte. En su defensa hay que decir que este viaje ha llegado en el momento más difícil de mi vida y sé bien cuánto puede influir la disposición de la mente en nuestra percepción ante lo nuevo.

De todas formas, ya os he contado la primera parte del viaje por carretera en Alsacia este veranosando por Suiza…

Desde Estrasburgo llegamos a Friburgo para almorzar; la ciudad universitaria está situada en la región alemana de Baden Wurttemberg y está rodeada del verdor de la cercana Selva Negra . El corazón de la ciudad corresponde a Munsterplatz , donde encontramos un colorido mercado de agricultores locales, pero sobre todo la impresionante catedral gótica , hermosa pero realmente desproporcionada para el espacio circundante. A pesar de los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, la Catedral sobrevivió y sólo las estatuas fueron reemplazadas por copias.

Dado el mal tiempo y la niebla, decidimos no subir al campanario (116 metros) desde la aguja alta. En la plaza podemos ver la Kaufhaus roja , un palacio construido por los Habsburgo en 1530 y la Wenzigerhaus , un edificio rococó que alberga el Museo de la Ciudad.

Pasando a Rathausplatz , donde se encuentra el Ayuntamiento, construido a partir de dos edificios del siglo XVI unidos a finales del XIX, observamos tres características de las calles: las piedras de tropiezo, que marcan las casas de los judíos deportados por los nazis, los mosaicos de guijarros delante de las casas y el bachle , pequeños riachuelos que antaño servían para abrevar a los animales y como recurso contra los incendios.

Friburgo, precisamente porque alberga una de las universidades más antiguas y prestigiosas de Alemania, está repleta de jóvenes y es una ciudad a la vanguardia de la ecosostenibilidad y la ecología . No me enamoro de ella, pero esto se debe en parte al frío y la lluvia que acompañan toda nuestra visita.

Siguiendo los consejos del guía, después de una hora de viaje llegamos a Schiltach , un pueblo a orillas del río Kinzig, embellecido por una plaza con numerosas casas de entramado de madera que datan del siglo XVI. , ya que fueron reconstruidos después de un incendio.

La fachada del Rathaus es bastante inquietante, ya que los frescos representan la quema de brujas. Los suburbios se caracterizan por una sucesión de aserraderos, actividad que en el pasado hizo la fortuna de la zona.

Atraídos por el deseo de una cerveza artesanal llegamos a Alpirsbach , un pueblo que gira en torno al monasterio benedictino (cerrado) y al Alpirsbacher Klosterbrau, la cervecería donde los religiosos elaboran su cerveza. La aldea está prácticamente desierta y no hay ninguna indicación en inglés, lo que hace todo mucho menos agradable.

En la desesperación nos dirigimos a Freudenstadt , una ciudad en una colina, famosa por su gigantesca plaza cuadrada y porque se levantó de nuevo después de dos grandes incendios que la pusieron de rodillas en 1634 y 1945.

Desde aquí se toma la B500 , la ruta escénica a través de la Selva Negra hasta Baden Baden Baden . Sin duda, siguiendo este camino se encuentran hermosos miradores desde los que se pueden ver los viñedos del valle del alto Rin y los bosques encantados, los de los cuentos de hadas, pero tengo muchas dudas sobre los caminos que, según la guíarten de todas partes, que pueden recorrerse a pie o en bicicleta.

Después de la muy corta gira por el lago Mummelsee , por ejemplo, nos cuesta encontrar los otros caminos que, una vez más, sólo están marcados en alemán. En mi defensa hay que decir que no soy realmente un novato en el senderismo, y sin embargo las señales son muy pobres. Este punto de partida marcado por el guía resulta ser una trampa: varios autobuses están aparcados y los turistas se sienten más atraídos por el quiosco de salchichas y cerveza que por el paisaje natural. En resumen: decepción. La B500 lleva a Baden Baden , famosa ciudad balnearia formada por los romanos en el siglo II a.C. todavía amada por un turismo rico y bastante antiguo, que viene aquí para tratamientos balnearios y para relajarse (lamentablemente no tuve tiempo de probar los famosos Baños de Caracalla).

El corazón está representado por Kurhaus , un complejo neoclásico donde hay un casino (ya amado por Dostoievski y luego por Marlene Dietrich) y un teatro, sede de los principales eventos musicales de la ciudad.

Agradable es el paseo por los cuidados jardines a lo largo del río Oos, el Lichtentaler Allee , desde el que se pueden admirar muchos hoteles lujosos hasta hace unos años, hoy un poco anticuados.

Bonito, nada más, el Kloster Lichtenthal , un monasterio cisterciense de 1728 y el Altstadt, el casco antiguo arrasado en 1689 y reconstruido en el siglo siguiente, una zona donde los restaurantes y bares son bastante turísticos. La ciudad está limpia, bien cuidada, frecuentada por gente rica que exhibe coches caros y joyas importantes, pero está impregnada de decadencia, de un gusto retro que parece perseguir el esplendor de una época que ya no existe…

Estamos felices de dejar nuestro dilapidado hotel al mundano y moderno Stuttgart y especialmente al Museo Porsch y… Más allá de las propias máquinas, obviamente espléndidas y bien presentadas, observo la particular estructura arquitectónica que nos recuerda a una pista que corre hacia arriba desde la parte inferior, donde se encuentran los bólidos más recientes.

Es sábado y el casco antiguo está lleno de gente de todas las edades y nacionalidades; en las mesas de los jóvenes se beben fantásticas jarras de cerveza y, aunque son las 7 de la tarde, aquí no parece haber la ansiedad por ir a cenar que encontramos en otras ciudades alemanas. Desde nuestro bar en Schloss Platz dominamos el Neues Schloss , una vez una residencia real, ahora un palacio institucional y la Columna del Jubileo, erigida para los 25 años del reinado de Guillermo I. Al día siguiente no podemos dejar de visitar el Museo Mercedes Benz , hermoso edificio situado en la avenida del mismo nombre, donde también se encuentra el estadio.

A diferencia de Porsche, que es más técnico y para los entusiastas, este es más un estilo de vida, ya que la historia del fabricante de coches también se remonta a la historia del vestuario y la sociedad. Un bonito baño de sugerencias en una estructura moderna con ajustes multimedia (no vale la pena hacer la cola para probar el simulador Fórmula 1). Prácticamente la ciudad gira en torno a la industria automovilística y con razón los alemanes han podido potenciar este recurso en términos de turismo.

Aprovechamos la tarde para llegar a la ciudad universitaria de Heidelberg , encantadora por estar encerrada entre el río Neckar y el promontorio sobre el que se encuentra el Schloss , el castillo construido a principios del $0027400 y destruido a finales del $0027700.

Desgraciadamente, la taquilla que permite ver los espacios interiores, como el Salón de los Espejos , ya está cerrada, por lo que nos conformamos con disfrutar de una amplia vista de la ciudad. El paseo peatonal, el Hauptstrasse , está muy concurrido; las tiendas están cerradas (es domingo), pero los muchos pubs están llenos de gente joven. Entre los hermosos edificios que dan a la avenida, la Haus zum Ritter, una antigua posada que, gracias a su estructura de piedra, era capaz de soportar todos los incendios que asolaban la ciudad en tiempos de guerras religiosas. Para la cena un menú típico: un sabroso schnitzel acompañado de patatas fritas y una cerveza artesanal fresca.

El lunes por la mañana partimos hacia Maguncia, aprovechando el Camino del Vino : el sueño es encontrar paisajes parecidos a los de Alsacia y una cálida acogida como la de los primos franceses; la realidad es muy diferente. El Weinstrasse atraviesa en su mayoría pueblos aburridos y en mi opinión insignificantes, con algunas excepciones, como Deidesheim , donde tiendas elegantes se alternan con bodegas de vino y delicatessen más lo bueno (para degustar el saumagen , el típico embutido) y Freinsheim , que se desarrolla alrededor del pequeño rathaus protegido por las murallas medievales originales.

Maguncia , la capital de Renania-Palatinado, gira en torno a la majestuosa catedral románica del Rin de seis torres , la Dom St. Comenzó en 975, cuando Mainz era el corazón religioso más allá de los Alpes, sobrevivió a tres incendios que lo destruyeron casi por completo, hasta la intervención directa de Napoleón que lo salvó de la demolición. A pesar de los bombardeos que sufrió la ciudad en la Segunda Guerra Mundial, logró escapar ileso, al igual que las casas de entramado de madera del Altstadt , el barrio más típico.

Interesante es el Museo Gutenberg que traza la historia de la imprenta a partir de la famosa Biblia impresa en 180 ejemplares por el famoso inventor que vivió y murió aquí. Para los niños es posible organizar talleres creativos en los que pueden aprender a utilizar las fuentes móviles en una reconstrucción de la imprenta original del siglo XV.

Para almorzar, recomiendo el largo Reno, donde es posible encontrar algunos bares agradables frecuentados por una clientela joven y animada. Para la cena, pruebe Heilig Geist , un restaurante de moda en una iglesia desconsagrada. El personal de este lugar ha permanecido en mi corazón porque es honesto y muy amable: llevados por la euforia de la excelente cena y la notable botella de Reisling, en un ambiente romántico calentado por velas encendidas, nos olvidamos de la flamante cámara sobre la mesa; nos damos cuenta al día siguiente mientras empacamos… Pánico, no sólo por la cámara en sí, sino también porque contiene todas las fotos del viaje. El lugar no abre antes de las 5 p.m. y nadie contesta el teléfono. Casi seguros de que no lo encontraremos de nuevo, empezamos a hacer el correo en el club, esperando ver a alguien y de hecho un proveedor llega y un camarero abre las puertas; así podemos recuperar nuestro coche, que había sido recogido por la criada que lo limpió. Puede ser un cliché, pero me pregunto si en una mesa de la Piazza Navona en Roma, por ejemplo, hubiéramos tenido la misma suerte…

Todos partimos felices hacia Coblenza , una ciudad de fundación romana que se levanta en la confluencia del Rin y el Mosela (de hecho el nombre deriva de Confluentes).

Destruido durante la Segunda Guerra Mundial, fue reconstruido mezclando lo antiguo y lo moderno ; el centro, lleno de tiendas y bares, es muy agradable, aunque hay poco que ver. Partimos de Deutsches Eck , el punto donde se unen los dos ríos, donde se encuentra la estatua ecuestre de Guillermo I y recorremos el Moselasando por la posada Deutscher Kaiser (el único edificio original de 1520), no reconstruido después de la guerra) hasta Alte burg y el castillo, bien protegido por la UNESCO donde se encuentran los archivos de la ciudad. En el interior de la ciudad se encuentra el Plan Am, una intersección caracterizada por 4 edificios del siglo XVII con fachadas decoradas . El Schloss neoclásico del siglo XVIII es impresionante, pero no puede ser visitado.

No puedo excluir que probablemente parte del aburrimiento que vivo en este viaje se deba al clima gris y fresco que nos acompaña, pero no oculto el hecho de que la próxima parada en Nurburgring alegrará un poco nuestras vacaciones…

Nurburg es un pueblo cuya vida gira casi enteramente en torno al famoso y complejo circuito de 22 km, el Nürburgring , donde ocurrió el dramático accidente de Niki Lauda en 1976. Desde 1984, no muy lejos de aquí, se ha construido otra pista más simple y rápida de unos 5 km. Cuando no hay competiciones o pruebas de conducción de los fabricantes de coches, puedes conducir tu propio coche pagando una tarjeta de 26 euros (Me sorprende que no haya ni seguro ni formularios de liberación para firmar…). Obviamente probamos ambos recorridos, corriendo con nuestro Escarabajo junto a la superestructura de Subaru y el Porsche con motores chillones. ¡Para los amantes de los motores esto es una obligación!

La última parada del tour en Alemania es Alemania , fundada por Augusto en el 16 a.C. y capital del Imperio Romano de Occidente desde el siglo III. Quedan varios rastros de la dominación romana, que luego son el recurso turístico de la ciudad: el Porta Nigra , el acceso fortificado a la ciudad, construido con bloques de arenisca oscura; el Romische Palastaula , el salón del trono del emperador, construido en 305 y hoy transformado en una iglesia evangélica; los Kaiserthermen , los baños más grandes del Imperio Romano , construidos por Constantino en el siglo IV. El Anfiteatro del siglo 100 , tan grande que podía albergar a más de 20.000 espectadores que asistían a los juegos de gladiadores.

El Hauptmarkt , la hermosa plaza del mercado, un poco del centro de la ciudad, y el Dom St. Moritz son de un período diferente, pero igual de interesantes. Pedro , , voluminoso y ricamente decorado , resultado de la superposición de numerosas intervenciones progresivas; particularmente escénica es la fachada occidental, frente a la cual cenamos en un característico weinstube enmarcado por una pérgola de vid (una especie de taberna donde se sirven platos sencillos y copas de vino local).

_DSC0521

Historias Relacionadas

Descubre

Destinos

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí