ItaliaMilanUna visita a Mudec en Milán para descubrir a Gauguin

Una visita a Mudec en Milán para descubrir a Gauguin

Gauguin Paul (1848-1903). París, Museo de Orsay. RF1994-2.

.
¿Qué podría ser mejor que pasar un día con amigos para las exposiciones? Este fin de semana estuve en Milán en Mudec, el Museo de las Culturas , en via Tortona, una hermosa estructura que vale la pena visitar, más allá de las exposiciones temporales que ofrece.

Esto es lo que encontrarás en este artículo

      • © OskardaRiz
      • © OskardaRiz
      • © OskardaRiz
  • Información útil
      • Detalles de la imagen y créditos
      • Mujer tahitiana con flor, 1891 Óleo sobre lienzo, cm 70.5 x 46.5 © Ny Carlsberg Glyptotek, Copenhagen /Foto: Ole Haupt
      • Autorretrato con el Cristo amarillo, 1890?91 Óleo sobre lienzo, 38 × 46 cm © RMN?Grand Palais (Musée d$0027Orsay)/René?Gabriel Ojéda?Réunion des Musées Nationaux/distr. Alinari
      • Mujeres tahitianas tumbadas (Arearea no vara ino, «La diversión del espíritu maligno»), 1894 Óleo sobre lienzo, cm 60 x 98 © Ny Carlsberg Glyptotek, Copenhagen /Foto: Ole Haupt
      • Chica bretona, 1891 Óleo sobre lienzo, cm 71,5 x 90,5 © Ny Carlsberg Glyptotek, Copenhagen /Foto: Ole Haupt
© OskardaRiz

Mudec se encuentra en la antigua zona industrial de Ansaldo (por cierto, ¡la calle Tortona es siempre más bonita!): las fábricas abandonadas se han transformado en 17.000 metros cuadrados de espacios multidisciplinarios dedicados a las diferentes culturas del mundo.

En la colección permanente – entrada libre – se puede conocer una notable colección etno-antropológica entre obras de arte, objetos y documentos que testimonian la diferente actitud de nuestra sociedad hacia otras culturas.

En Mudec Lab también es posible participar en los talleres temáticos donde los niños pueden experimentar el encuentro con el otro, practicar habilidades manuales, explorar hábitos lejanos a través de herramientas interactivas.

También hay un auditorio dedicado a las artes escénicas y visuales, una tienda de diseño de investigación y un elegante bistrot donde se puede tomar una copa entre las visitas.

La estructura fue inaugurada el pasado mes de marzo y, más allá de la controversia que involucraba al Ayuntamiento de Milán (propietario del inmueble) y al arquitecto David Chipperfield por los acabados, el resultado fue muy satisfactorio y me recordó los espacios metafísicos entremezclados de De Chirico: los volúmenes no son masivos, se respetan los silencios arquitectónicos y la inmensa escalera que se desarrolla en el centro del atrio tiene un sabor internacional.

© OskardaRiz

En el primer piso de Mudec hay actualmente 4 exposiciones (a las que se accede a través de puertas misteriosas que parecen introducir lo desconocido): Barbie El Icono, Una Hermosa Confluencia, Milano Città Mondo #1 Eritrea/Etiopía y Gauguin Racconti dal Paradiso . Y es sobre esta exposición que me gustaría hablar con usted.

© OskardaRiz

A través de 70 obras, pinturas y esculturas, la exposición recorre las diferentes fases artísticas de Paul Gauguin, destacando su originalidad, su incomodidad, su constante búsqueda de algo más, su curiosidad por lo diferente , su inquietud por las formas primitivas y auténticas de la realidad.

Gauguin, además, fue un artista de su tiempo: nacido a mediados del siglo XIX, fue influenciado por la mentalidad romántica que llevó a muchos intelectuales de su tiempo a enfrentarse con culturas distantes; en su arte no negó sino que superó la tradición europea en un período verdaderamente fértil de novedad cultural.

En el famoso Mujer tahitiana con flor , por ejemplo, el retrato renacentista se encuentra con lo exótico produciendo algo nuevo, en los colores pero también en las emociones que despierta en el observador.

En las esculturas encontramos el eco del clasicismo, tan exaltado sólo unas décadas antes, mezclado con el animado folclore de los ídolos paganos.

Gauguin fue constantemente vencido por la incomodidad, por la búsqueda de la paz interior, siendo consciente de que el artista triunfó en el sufrimiento, como es evidente en el Autorretrato con el Cristo Amarillo , donde la figura de Jesús en la cruz se encuentra detrás del autorretrato del pintor.

París, Museo de Orsay. RF1994-2.

Será por este malestar fundamental que pasa la mayor parte de su vida en movimientora buscar el otro lado, el genuino y el no contaminado , tan amado en las mujeres polinesias, capaz de penetrar en su íntimo. Pero incluso en estos escenarios, en las obras que los retratan, no falta el elemento perturbador: en las mujeres tahitianas acostadas , la sensualidad de los cuerpos suaves y los colores exóticos distraen sólo momentáneamente de la presencia de Hina, la vengativa y maligna divinidad polinesia que se cierne sobre las jóvenes.

No falta el sabor de la época parisina, encarnado sobre todo en las zincografías suites Volpini , creadas para la exposición de 1889 para ser exhibidas en el Café des Arts . Hay pinturas de gusto impresionista (personalmente las que menos me gustan) y obras de la fase del sintetismo con una búsqueda de formas simples, lejos de los detalles, cerca de la esencia, como Muchacha bretona , pintada en Pont-Aven en 1891.

Interesante la sala dedicada a sus pensamientos , leída por Filippo Timi, y acompañada de fragmentos de sus obras proyectados en las paredes, en la que emerge su ser casi precursor de los intelectuales de la generación beat por la voracidad con que acumuló lugares, experiencias, viajes.

De sus diarios surge un Gauguin contradictorio y radical como Strindberg, de quien dijo: «Comprendió que prefiero ver el cielo rojo que azul». Fue el dramaturgo, con quien compartía el desprecio por las modas artísticas y el fastidio de la «dictadura de la pluma» de los críticos, tan centrados en el pasado y poco inclinados a comprender el futuro, quien pidió un prefacio para un catálogo, pero Strindberg se negó.

Amo a Gauguin por su dolorosa e incesante búsqueda, lejos de los modales, de esa libertad moral que le llevó a decir: «Soy el lobo de La Fontaine: estoy dispuesto a morir para no estar encadenado».

Bien (efectivamente muy bien) : la elección de las obras en Mudec es funcional para ilustrar el viaje íntimo y artístico de Gauguin; los paneles que acompañan a los cuadros son exhaustivos y bien escritos; la aportación de audio con pasajes de sus diarios es envolvente; me gusta el deseo de hacer interactuar diferentes medios expresivos para dibujar un unicum artístico pero sobre todo humano; el gran planisferio con las etapas de sus movimientos es útil.

Mal : un par de focos que funcionan intermitentemente, los paneles explicativos un poco oscuros, el personal de la exposición comunicándose con walkie talkie sin auriculares (arruinando así la magia del arte); el coste de las audioguías (5 euros).

Información útil

# Dirección: MUDEC se encuentra en Via Tortona, 56, Milán

.

# ¿Hasta cuándo?

  • Historias de Gauguin desde el paraíso hasta el 21/02/2016
  • Barbie El Icono hasta el 13/03/2016
  • Una hermosa confluencia – Años y Josef Albers y América Latina hasta el 21/02/2016
  • Milán City World #1 Eritrea/Etiopía. Imágenes e historias hasta el 10/01/2016

# Para tiempos y precios: mudec.it

Imagen y datos de crédito
Mujer tahitiana con flor , 1891 Óleo sobre lienzo, cm 70,5 x 46,5 © Ny Carlsberg Glyptotek, Copenhagen /Foto: Ole Haupt
Autorretrato con Cristo amarillo , 1890?91 Óleo sobre lienzo, 38 × 46 cm © RMN?Grand Palais (Musée d$0027Orsay)/René?Gabriel Ojéda?Réunion des Musées Nationaux/distr. Alinari
Mujeres tahitianas acostadas (Arearea no vara ino, «La diversión del espíritu maligno»), 1894 Óleo sobre lienzo, cm 60 x 98 © Ny Carlsberg Glyptotek, Copenhagen /Foto: Ole Haupt
Niña bretona , 1891 Óleo sobre lienzo, cm 71,5 x 90,5 © Ny Carlsberg Glyptotek, Copenhagen /Foto: Ole Haupt

Guardar

Historias Relacionadas

Descubre

Destinos

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí