MalasiaEstos son los 11 MEJORES LUGARES para visitar en MALASIA

Estos son los 11 MEJORES LUGARES para visitar en MALASIA

Malasia no es solo un destino vacacional, sino una joya escondida de Asia que brinda una experiencia inigualable. Desde sus playas paradisíacas e islas de ensueño hasta los legados históricos que cuentan siglos de historias y una rica tapeza de atracciones culturales.

Al planificar un viaje a este país vibrante, uno podría preguntarse: ¿Cuáles son esos rincones imprescindibles? A continuación, te presentamos una selección de lugares que capturan la esencia y magnificencia de Malasia, asegurándote una experiencia inolvidable en cada parada de tu itinerario.

Islas Perhentian

Las islas Perhentian, ubicadas a tan solo 10 millas náuticas del noreste de Tailandia, son verdaderas joyas escondidas del sudeste asiático. Perhentian Besar es la isla más extensa y ofrece una experiencia más lujosa, siendo ideal para familias y aquellos que buscan un retiro tranquilo lejos de las multitudes. Por otro lado, Perhentian Kecil es frecuentemente elegida por aventureros con presupuestos más ajustados y es conocida por sus vibrantes fiestas y actividades sociales.

Para los viajeros que buscan una experiencia más rústica y en contacto con la naturaleza, ambas islas cuentan con campings. Sin embargo, lo que realmente distingue a estas islas es su inigualable belleza natural. Son famosas por sus arrecifes de coral deslumbrantes y aguas cristalinas de tonos turquesa y esmeralda, lo que las convierte en un paraíso para los amantes del esnórquel y el buceo. Aquellos que se sumerjan en sus aguas pueden esperar encontrarse con tortugas marinas, pequeños tiburones y una diversidad de peces de arrecife. Además, estas islas son un refugio para tortugas anidadoras. Uno de los momentos más mágicos es visitar Turtle Beach de noche, donde se puede observar a las tortugas depositando sus huevos y, poco después, a las crías emprendiendo su emocionante primer viaje al océano.

Georgetown, Penang

Georgetown, situada en la isla de Penang, es una ciudad que desborda historia y cultura en cada rincón. Conocida como la capital multicultural de Penang, esta ciudad colonial alberga un collage arquitectónico que combina lo antiguo y lo moderno. Los edificios coloniales británicos son testimonio de una era pasada, y sus fachadas, algunas románticas en ruinas, contrastan con las mezquitas majestuosas que dominan el antiguo corazón de la ciudad.

Pero Georgetown no se detiene ahí. La ciudad también es hogar de templos chinos de diseño único, que no encontrarás en ningún otro rincón del sudeste asiático. Entre ellos destaca Khu Kongsi, una joya arquitectónica que lleva el orgullo de ser uno de los más impresionantes. Este templo, que fue construido por el clan Hu hace más de un siglo, tiene raíces que se extienden hasta 650 años atrás en el tiempo.

Reconocida por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, Georgetown no solo es un tesoro arquitectónico, sino también un paraíso culinario. Es famosa por ser uno de los destinos preferidos en el sudeste asiático para quienes buscan comida callejera de primera. Pasear por sus calles es adentrarse en una experiencia gastronómica donde se pueden saborear delicias que reflejan las influencias malayas, indias y chinas de la región. En definitiva, Georgetown es un festín tanto para los ojos como para el paladar.

Central Market, Kuala Lumpur

Kuala Lumpur, la vibrante capital de Malasia, es un crisol de culturas donde las tradiciones malasias, chinas e indias convergen para crear una experiencia urbana única. Esta diversidad cultural se refleja con esplendor en su gastronomía, posicionando a la ciudad como uno de los epicentros mundiales de la comida callejera. Pero su paleta culinaria no se detiene en lo malayo, chino o indio. La ciudad abre sus brazos a otras influencias, abrazando sabores japoneses, javaneses, sumatranos y tailandeses, entre otros.

Los rincones de Kuala Lumpur están llenos de mercados, tanto al aire libre como bajo techo, donde los visitantes pueden empaparse del bullicio local. Uno de los mercados más emblemáticos es el Mercado Central, albergado en un distinguido edificio de estilo Art Deco. Este mercado no solo es un paraíso gastronómico con una variedad de restaurantes y quioscos, sino también un escaparate de la rica tradición artesanal del país. Aquí, uno puede encontrar desde intrincadas tallas de madera y relucientes joyas hasta las tradicionales telas batik, además de una vasta selección de recuerdos y prendas de vestir.

Sin embargo, ningún viaje a Kuala Lumpur estaría completo sin maravillarse ante las majestuosas Torres Gemelas Petronas. Estos icónicos rascacielos de 88 pisos no solo dominan el skyline de la ciudad, sino que también cuentan con el orgullo de tener el puente de dos pisos más alto del mundo. Desde este puente, los visitantes pueden ser testigos de panorámicas impresionantes de Kuala Lumpur, desde sus modernas edificaciones hasta sus pintorescas agujas que se alzan en el horizonte.

Cameron Highlands

Cameron Highlands, situado majestuosamente a unos 5,000 pies sobre el nivel del mar, es el oasis fresco del sudeste asiático. A diferencia de la típica humedad y calor de esta región, estas tierras ofrecen un respiro con su clima fresco y sereno, lo que lo hace perfecto para aquellos que buscan alejarse del calor tropical.

Esta región se presenta como un tapiz verde, bordado con extensas y ondulantes plantaciones de té, que se cuentan entre las más vastas de Malasia. Estas plantaciones no solo otorgan al paisaje un color verde intenso y exuberante, sino que también invitan a los visitantes a sumergirse en el mundo del té. Muchas plantaciones abren sus puertas al público, ofreciendo recorridos que desentrañan los secretos de la producción de té. Entre estas, el BOH Sungei Tea Estate destaca no solo por sus campos de té, sino también por su cafetería y tienda, así como exhibiciones que rememoran hitos históricos de su trayectoria.

Pero Cameron Highlands no se limita a su té. La región es también un vergel para otras delicias agrícolas y naturales. Las granjas de fresas proliferan en la zona, permitiendo a los visitantes recolectar su propia fruta o simplemente disfrutar de su frescura. Los jardines vibrantes, como los jardines de mariposas e invernaderos de flores, suman color y vida al entorno, ofreciendo a los visitantes un escaparate visual y sensorial que refleja la rica biodiversidad de esta región elevada. En resumen, Cameron Highlands es una joya natural y agrícola que brinda a los viajeros una experiencia fresca y rejuvenecedora en el corazón del sudeste asiático.

Langkawi Islands

Langkawi, anclada en las aguas cristalinas del mar de Andaman, al noreste de Malasia, se presenta como un paraíso insular sin parangón. No es solo una isla, sino la joya principal de un archipiélago compuesto por 104 islas. Mientras que muchas islas prometen playas y mares, Langkawi va más allá con su combinación de playas etéreas y un rico interior.

Sus playas, con finas arenas que acarician aguas de un azul profundo, invitan a los viajeros a sumergirse en el paraíso. Estas costas también albergan manglares majestuosos que añaden un toque de verde al azul dominante. Pero más allá de la costa, el corazón de Langkawi pulsa con la vibrante vida de su selva tropical virgen. Un verdadero testimonio de la maravilla natural intacta que la isla ha preservado a lo largo de los años.

Aunque Langkawi brilla naturalmente, no se queda atrás en ofrecer actividades y atracciones para enriquecer la experiencia del visitante. Desde el relajante sol y el surf en la playa hasta las excursiones por la jungla y las visitas a atracciones icónicas. El acuario interior más grande del país ofrece una mirada fascinante a la vida marina, mientras que lugares históricos y culturales como la Tumba de Mashuri y el Pueblo Oriental cuentan historias del rico tapiz cultural de la isla.

Sin embargo, uno de los lugares más intrigantes es el Lake Pregnant Maiden. Más que un lago, es una leyenda. Rodeado de montañas cubiertas de vegetación, este cuerpo de agua no solo es uno de los rincones más románticos de Langkawi, sino que también lleva consigo la creencia local de que puede aumentar la fertilidad en las mujeres. Una combinación de belleza natural y mito local, este lago es un reflejo de lo que hace de Langkawi un destino tan mágico y memorable. En esencia, Langkawi es un mosaico de maravillas naturales, actividades emocionantes y ricas tradiciones, esperando ser descubierto por cada viajero que pisa sus costas.

Langkawi Sky Bridge

Langkawi Sky Bridge no es solo un puente, es una obra maestra de la ingeniería y una ventana a las maravillas panorámicas de Langkawi. Situado en la isla principal, este puente no es como cualquier otro. Su diseño curvo y su título como el tramo libre más largo del mundo lo distinguen inmediatamente. Con una longitud de poco más de 410 pies, parece desafiar la gravedad, suspendido majestuosamente de un pilón colosal de 269 pies de altura.

Pero es más que su construcción lo que atrae a los visitantes. Al encontrarse a 328 pies sobre el suelo, el Sky Bridge ofrece una experiencia única, permitiendo a los visitantes caminar literalmente sobre el dosel de la selva tropical. A cada paso, se revelan panoramas del paisaje verde debajo y el azul infinito arriba, creando un espectáculo visual que quita el aliento.

Para aquellos aventureros que buscan alcanzar este puente icónico, el camino es igualmente emocionante. El teleférico de Langkawi, que comienza en el East Village, cerca de Pantai Kok en el noroeste de la isla, proporciona un viaje elevado sobre el exuberante verdor de Langkawi, sirviendo como preludio perfecto a la maravilla que es el Sky Bridge. En su totalidad, desde el viaje en teleférico hasta el momento en que se pone un pie en el puente, la experiencia Sky Bridge es una celebración de la majestuosidad de la naturaleza y el ingenio humano, y es sin duda una visita obligada para cualquier viajero en Langkawi.

Melaka

Malaka, conocida también como Malacca, es un crisol de culturas, una ciudad que ha sido moldeada y remodelada por las naciones que la han gobernado a lo largo de los siglos. Su estratégica ubicación en la ruta marítima entre India y China la convirtió en un codiciado tesoro para potencias como Holanda, Portugal, India y Gran Bretaña. Estos imperios dejaron su huella, convirtiendo a Malaka en un tapiz vibrante de tradiciones, arquitectura y gastronomía.

Pasear por las calles de Malaka es como caminar por un libro de historia viviente. Desde la emblemática Christ Church, con su fachada roja, hasta la histórica St. Paul’s Hill, cada rincón cuenta una historia. Y no muy lejos está el templo Cheng Hoon Teng, un testimonio de la influencia china y una joya arquitectónica en sí misma.

Pero no es solo su arquitectura lo que hace a Malaka especial. Los ecos de su pasado colonial también se encuentran en sus cimientos. Los restos de un antiguo fuerte cuentan historias de batallas y asedios, mientras que en el barrio holandés, los visitantes pueden encontrarse caminando por calles que parecen sacadas de una escena de Ámsterdam, con algunos de los edificios holandeses más antiguos de la región.

Kuching

Kuching, ubicada en la majestuosa isla de Borneo, es una joya que combina la exuberancia de la naturaleza con el encanto urbano. Conocida como la puerta de entrada al estado de Sarawak, esta ciudad es un punto de partida esencial para aquellos aventureros que buscan sumergirse en el corazón de la selva tropical. Una selva que alberga una diversidad biológica asombrosa, desde los diminutos elefantes pigmeos hasta los característicos monos narigudos y los impresionantes orangutanes.

No obstante, Kuching no es solo una ciudad de paso hacia la naturaleza. En sí misma, es un tapeo de cultura e historia. Asentada a orillas del río Sarawak, su prominente malecón es un lugar donde la historia se encuentra con la modernidad. Monumentos como el Palacio de Astana y Fort Margherita se erigen como testigos del pasado colonial de la región, mientras que los bulliciosos mercados ofrecen un vistazo a la vida local.

Y si lo que buscas es una vista panorámica de la ciudad, el Centro Comunitario de Kuching con su distintiva estructura en forma de paraguas es el lugar ideal. Allí, no solo encontrarás un planetario que te invita a explorar el cosmos, sino también una plataforma de observación que te regalará vistas aéreas inigualables de la ciudad.

Pool Maliau, Sabah

La cuenca de Maliau, a menudo referida como el «Jardín Perdido de Borneo», es un verdadero santuario para aquellos que buscan aventurarse en uno de los rincones más vírgenes y enigmáticos del planeta. Situado en el corazón de Borneo, este trozo de selva tropical protegida es un testimonio de lo salvaje e indómito que la naturaleza puede ser.

Para los más audaces, acceder a esta región se convierte en una odisea. No es simplemente un paseo por el parque, sino una expedición aventurera que te reta a adentrarte en lo desconocido. Pero la ardua travesía vale la pena, especialmente para los amantes de la ornitología y aquellos apasionados por la vida salvaje. La diversidad biológica de la cuenca es asombrosa, y cada paso puede revelar una especie rara o un comportamiento animal no documentado.

Para los excursionistas extremos, Maliau ofrece desafíos sin parangón. Las rutas serpentean a través de densos bosques, suben colinas empinadas y descienden a valles ocultos. Y mientras el cuerpo se cansa, el espíritu se alimenta de la emoción de estar en lugares que tal vez ningún otro ser humano ha pisado antes.

Sin duda, la cuenca de Maliau es un tesoro escondido, una joya para aquellos que tienen el coraje de buscarla y la humildad para apreciarla. Es un recordatorio de que todavía hay lugares en este mundo donde la naturaleza reina suprema y donde el verdadero aventurero puede encontrar su llamado.

Bario Highlands, Sarawak

Bario Highlands, enclavado en el corazón de Borneo, es un oasis de autenticidad y tradición. Su aislamiento lo ha mantenido alejado de las multitudes, convirtiéndolo en uno de los tesoros más prístinos de Malasia.

Llegar a Bario es toda una aventura. Imagina volar en un pequeño avión de hélice, surcando los cielos y siendo testigo de la majestuosidad del vasto paisaje selvático de Borneo debajo. Esta experiencia, aunque corta, prepara el escenario para la maravilla que te espera. Al descender, te transportas a un mundo donde el tiempo parece haberse detenido.

La verdadera esencia de Bario Highlands reside en su gente y sus tradiciones. Aquí, la vida se mueve al ritmo de la naturaleza. Los lugareños, dedicados a la agricultura desde tiempos ancestrales, labran la tierra con pasión y habilidad. Los vastos arrozales son testimonio de su labor, creando un tapiz de verdor que es un regalo para la vista. Además, no puedes dejar de mencionar la sal natural de Bario, un producto que ha sido esencial para la comunidad y que se destaca por su inigualable calidad.

Pero, más allá de la naturaleza y los productos, lo que realmente captura el corazón de los visitantes es la conexión que se establece con un lugar que ha resistido el paso del tiempo. En Bario, cada rincón, cada sonrisa y cada momento es un recordatorio de la rica tapezca de la historia y la cultura de este enclave montañoso. Para aquellos que buscan desconectarse del mundo moderno y sumergirse en una experiencia auténtica, Bario Highlands es, sin duda, el destino perfecto.

Kota Kinabalu, Sabah

Kota Kinabalu, con su aura mágica y paisajes impresionantes, ha ganado merecidamente su apodo de «El Bali del sudeste asiático«. Esta joya de Malasia es una amalgama de maravillas naturales y culturales que evoca un sentido de asombro en cada visitante.

Su costa está adornada con playas de ensueño e islas vírgenes que son un refugio para los amantes del sol y el mar. Sin embargo, no solo las aguas azules atraen a los viajeros; Kota Kinabalu es también el punto de partida para los aventureros que buscan conquistar el Monte Kinabalu, un gigante majestuoso que se erige como la montaña más alta del sudeste asiático con una altura impresionante de 13,345 pies.

Para los amantes de la naturaleza, Kota Kinabalu es un paraíso. El Parque Lok Kawi es una ventana a la biodiversidad de Borneo, mientras que un crucero por el río Klias te brinda la oportunidad de ser testigo de la asombrosa vida silvestre en su hábitat natural. ¿Y qué decir de la tirolina de isla en isla? Esta atracción, la más larga del mundo en su tipo, es una experiencia de adrenalina pura, permitiendo a los aventureros deslizarse sobre aguas cristalinas.

El buceo aquí es simplemente sublime, con aguas claras que ofrecen una vista inigualable de los vibrantes corales y la rica vida marina.

Pero la belleza de Kota Kinabalu no se limita a sus maravillas naturales. La rica cultura y patrimonio de la región es palpable en cada rincón. Uno de los puntos destacados es el viaje en un antiguo tren de vapor, que te lleva a través de pintorescos paisajes y te introduce a las tradiciones y costumbres de la gente de Sabakhan.

Historias Relacionadas

Descubre

Que ver en Malaga en 7 dias: una Ruta...

Todas las provincias de Andalucía tienen muchos pueblos hermosos que no te puedes perder,...

Una tarde de diversión en Park & ​​Rec en...

¿Buscas una noche divertida en San Petersburgo? Dirígete directamente a Park & ​​Rec, un...

Guia de Viaje de GENOVA: donde alojarse, que ver...

Génova es una ciudad encantadora de avenidas y arcadaslacios, teatros y cafés. El montañoso puerto...

Guia de Viaje de GIRONA: donde alojarse, que ver...

A solo una hora al norte de Barcelona, ​​Girona es compacta, elegante y con...

Guia de Viaje de la Costa Aquitana, Francia: donde...

¿Dónde choca el Océano Atlántico contra la costa del suroeste de Francia? ¿Es esa...

Destinos

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí