SerbiaTrieste y los recuerdos de un lejano esplendor

Trieste y los recuerdos de un lejano esplendor

Visitar Trieste es como sumergirse en un pasado no muy lejano, pero cuyo esplendor resuena hoy como ayer con una fuerza y un poder locos.

¿Pero qué ver?

El corazón de Piazza Unità d´Italia late con vida propia, desatando su adrenalina sobre Molo Audace y sobre el mar que tiene enfrente, perdiéndose entre sus olas… los colores que lo iluminan van desde el azul del mar por la mañana, hasta los tonos rojos del atardecer por la tardesando por el negro de la noche.

Es imposible no estar fascinado. Imposible no enamorarse de ella. Es inútil resistirse a una fascinación que, hoy como ayer, nunca deja de sorprender.

Los vestigios de los Habsburgo impregnan la atmósfera de una ciudad que nunca pierde la oportunidad de recordar lo que fuera bien o para mal, y lo que permitió a la metrópoli desarrollar esa mezcla de grandeza e impotencia melancólica que se siente tan fuertemente en sus calles, sus casas, sus monumentos.

Porque Trieste rima con Habsburgo y Habsburgo y se refiere a conceptos quizás arcaicos pero siempre llenos de encanto, como el poder, la dominación, la conquista, el Imperio… un Imperio que ya ha desaparecido pero cuyos restos aún se mantienen hoy en día en su grandeza y majestad de palacios y castillos, en primer lugar el de Miramare .

Construido por Maximiliano de Habsburgo-Lorena como un nido de amor para él y su amada Charlotte, está ahora rodeado por un gran parque de unas 22 hectáreas, caracterizado por una notable variedad de plantas, muchas de ellas elegidas por el Archiduque durante sus viajes por el mundo. Es fácil perderse en el parque, embelesado por los numerosos estanques, esencias forestales, árboles y arbustos que mezclan el encanto de un entorno septentrional en un contexto mediterráneo.

Se parece más a un jardín de hadas, en el que se colocan -como por un hechizo- cedros del Líbano, del norte de África y del Himalaya, abetos de España, cipreses de California y México, diversas especies de pinos de Asia y América y algunos ejemplares exóticos, como la secoya gigante y el ginkgo biloba.

Y, como en cualquier cuento de hadas que se precie, en todo esto se encuentra el maravilloso castillo, actualmente usado como museo, que tiene vistas al mar y lo domina. En el interior se puede admirar una valiosa colección de jarrones orientales que sirve de telón de fondo a las habitaciones que en su día habitaron Maximiliano y su esposa, las habitaciones de huéspedes y la sala de información que cuenta la historia del castillo y del parque, y por último las habitaciones donde vivió el duque Amedeo de Aosta con mobiliario de 1930 de estilo racionalista.

Trieste, sin embargo, no es sólo mar… no es sólo agua… la ciudad sube a una colina, la colina de San Giusto, sobre la que se había desarrollado el centro histórico del centro original de la ciudad. Y en esta colina se encuentran el castillo y la catedral homónimos, así como el Parco della Rimembranza.

La iglesia, en particular, tiene un enorme rosetón de piedra kárstica en la fachada que, como el campanario, está generosamente cubierto de hallazgos de la época romana. La iglesia se apoya en el bajo campanario, en cuya pared hay una estatua de San Giusto. También en la colina, entonces, como se ha mencionado recientemente, se encuentra el Parco della Rimembranza, consagrado a la memoria de los «caídos en todas las guerras» y esparcido con piedras toscas de piedra kárstica con los nombres de combatientes conocidos y desconocidos, mientras que en la cima se encuentra el monumento dedicado a los voluntarios de Trieste que murieron en la Primera Guerra Mundial. En el otro lado de la colina, el parque termina finalmente con una fuenterecida a un obelisco, que se levanta sobre la larguísima escalera que desciende hacia la Piazza Goldoni. La escalera consta de dos alas de escalera que abrazan un parque rectangular, formado por plantas multicolores dispuestas de manera que representan el escudo de armas de Trieste, una alabarda blanca sobre fondo rojo, un diseño que se puede ver claramente desde el cuadrado de abajo.

Cabe destacar, bajando hacia la ciudad desde la colina, la Iglesia de Santa María Maggiore y el Arco de Riccardo , que tiene una coronación superior, sin decoración.

Sin embargo, la característica que más distingue a Trieste es su posición como «Puerta de Oriente», es decir, un punto de paso entre Oriente y Occidente, una especie de ventana entre dos mundos y dos realidades totalmente diferentes.

Y esto se puede ver más claramente por la presencia, junto a los edificios de culto católico, de la Iglesia Ortodoxa Griega de San Nicolò , ricamente decorada con adornos de oro, con una sola nave y un piso de mármol con cuadrados blancos y negros, así como la Iglesia Ortodoxa Serbia de la Santísima Trinidad y Santa Espiritista , situada en el pueblo teresiano cerca del Gran Canal y caracterizada por la cúpula más alta de los cuatro campanarios, los casquetes hemisféricos azules y las amplias decoraciones de mosaico que adornan los muros exteriores.

En todo esto, la presencia del «Barrio Judío» sólo añade un toque de multiculturalismo adicional a una ciudad que ciertamente no carece de él, con sus anticuarios todavía abiertos, la restauración de muebles y las librerías y, en general, todas esas actividades que siempre han caracterizado parte del comercio de la comunidad judía.

Sin duda, Trieste es una ciudad que ofrece lo mejor de sí misma en el centro, por lo que vale la pena alojarse en una estructura central, como, por ejemplo, el «Hotel Portacavana» , a un tiro de piedra de la Piazza Unità d´Italia y con precios muy asequibles, entre otras cosas caracterizado por un diseño exclusivo y un estilo art nouveau, con piezas pintadas a mano.

Porque Trieste es un rincón encantado para ver y cada pequeño detalle es digno de nota, estudio y admiración….

Cada calle, cada calle, cada plaza habla del pasado, te lleva al futuro y te hace viajar a lugares lejanos… una dimensión verdaderamente única que es difícil de encontrar en cualquier otro lugar… y, por esta misma razón, absolutamente única y que no hay que perderse!

He preparado un itinerario de caminata relacionado con estos puntos de interés —- mapa de Google

Guardar

Historias Relacionadas

Descubre

Los Destinos turísticos más buscados para los amantes del...

El té ha sido parte de las culturas y tradiciones durante milenios, pero ahora...

Donde viajar en Navidad en los Estados Unidos: estos...

Aunque dicen que "no hay nada como una casa de campo", a veces es...

9 pequeñas ciudades de los Estados Unidos que tienes...

Si bien las ciudades pequeñas pueden no tener todas las comodidades que se encuentran...

Que ver en Roma en una semana: Guía de...

Roma es considerada un museo al aire libre lleno de majestuosos monumentos, sitios arqueológicos...

Que ver en Francia en una semana: Guia Completa...

Francia es uno de los destinos favoritos para la mayoría de los turistas, miles...

Destinos

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí