CaribeCubaDescubriendo Cuba al ritmo de la salsa y el ron

Descubriendo Cuba al ritmo de la salsa y el ron

Un viaje de descubrimientos en el noroeste de Cuba: desde la arquitectura de la capital de Isla Grande , la misteriosa y fascinante ciudad de Trinidad , hasta Boca de Guama para admirar un criadero de cocodrilos.

Nuestro tour dentro de la isla más grande del Caribe comienza con un recorrido de tres días por las calles, plazas y edificios impresionantes de la capital, La Habana – La Habana – entre la zona colonial y la parte moderna de la ciudad.

Al llegar a Cuba el aire que se respira es realmente especial. Puede ser por los inusuales pero típicos coches que se encuentran en la calle, por los autobuses que salen de las paradas con las puertas abiertas porque la gente se estaciona hasta las escaleras fuera del vehículo, porque la zona llena de rascacielos y estructuras hiper modernas está flanqueada por casas irregulares y de colores brillantes, como la época colonial que distingue los orígenes de la ciudad.

Inmediatamente comprendimos que sería un viaje que dejaría su huella en nosotros, pero no por el recuerdo de los lugares que visitamos, sino por los sentimientos que la gente fue capaz de hacernos sentir, por la belleza interior que hemos podido compartir con los habitantes de lugares tan cerrados al exterior y tan ricos en tanta energía que podemos y debemos liberar.

La Habana es una ciudad maravillosa. El cielo que envuelve sus plazas en el centro histórico está lleno de pasión y crea un cuadro natural con colores magníficos dependiendo de donde te muevas.

En la nueva zona la Plaza de la Revolución , dedicada al Che Guevara y Fidel Castro , es el símbolo de la historia de esta nación. Dentro de la zona colonial hay muchos monumentos para admirar, empezando por la Plaza San Francisco de Asìs , Plaza Vieja con sus llamativos colores azul y amarillo, Plaza de Armas y la famosa Plaza de la Catedral donde no se puede evitar tomar una fotografía las típicas mujeres cubanas que fuman cigarros y se sientan con ropa local buscando ayuda para mantener a sus familias.

Desde la Plaza de la Catedral se dirige a uno de los clubes más famosos de la capital: la Bodeguita del Medio . Aquí el escritor Ernest Hemingway solía probar su mojito , dijo que era el mejor de la ciudad. Hoy en día se puede disfrutar de la misma bebida en compañía de mucha música y diversión, porque en este lugar que se ha convertido en extremadamente turístico hay una verdadera fiesta a cada hora.

Hemingway, sin embargo, si tanto le gustaba el mojito de la Bodeguita, también le gustaba probar su amado daiquiri en otro lugar histórico de la capital: La Floridita . Hoy el escenario ha cambiado mucho, pero los ritmos de la salsa y la jovialidad de la gente que la frecuenta parecen haber permanecido iguales.

En Cuba, en todas partes se oye música, se baila, se divierte, pero se conoce a mucha gente que requiere lo esencial para vivir…

También en el casco antiguo de La Habana se puede admirar el maravilloso palacio del gobierno el Capitolio , símbolo de un pueblo que se ha adaptado a un estilo de vida sin perder la esperanza en un próximo y cercano cambio hecho de libertad y meritocracia.

Muy originales durante la visita de la ciudad son los taxis que se utilizan en la capital: el coco taxi , pequeños vehículos motorizados en forma de cáscara de la famosa fruta que se encuentra fácilmente en la Isla Grande.

Una cita ineludible en La Habana, además de ser una visita a una fábrica de cigarros (debido a la fuerte presencia de plantaciones de tabaco) es una visita a una fábrica del legendario licor que se produce localmente: el ron . Tuvimos la suerte de probar una calidad muy buena de ella en un pequeño lugar donde también se hizo una demostración de cómo es posible beber el café con ron en llamas…. Describirlo con palabras es muy difícil, pero la experiencia fue realmente excepcional.

Después de visitar la capital nos mudamos a otra ciudad muy importante de la isla. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, Trinidad es famosa por ser conocida como el museo de la ciudad , ya que sus calles y casas no han sido alteradas desde la época colonial en la que fueron construidas.

Los habitantes de Trinidad viven en las mismas casas que han existido durante siglos y se caracterizan por los colores brillantes y las imponentes columnas en las aberturas de puertas y ventanas. Muchas de estas casas hoy en día se han convertido en excelentes restaurantes donde se puede degustar uno de los platos típicos cubanos: la langosta . A precios realmente irrisorios puedes cenar impecablemente en la mayoría de los restaurantes.

En estas estructuras de época, las llamadas Case Particulier , también es posible dormir, porque se consideran una especie de B´;amp;B por nosotros muy conocida. También en Trinidad probamos uno de los más famosos cócteles cubanos: la canchanchara , dentro de un lugar que tiene el mismo nombre de la bebida hecha de lima, hielo y… ron, por supuesto…

.

Saliendo de Trinidad, antes de dirigirnos a la última parada de nuestro recorrido a la ciudad de Santa Clara para admirar el museo-museo de títeres del Che Guevara, nos detuvimos en un criadero de cocodrilos donde también había un gran número de animales típicos de la zona que admiramos en su entorno natural.

Los olores, colores y sabores de Cuba quedarán para siempre impresos en nuestras mentes, porque es el pueblo cubano el que marca la diferencia… es un volcán que aún no ha hecho sentir su presencia, es una fuente de riqueza que será potenciada y ayudada en una evolución esperada desde hace demasiado tiempo.

Guardar

Historias Relacionadas

Descubre

Destinos

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí