BirmaniaBirmania, un viaje de bajo costo a la más auténtica Asia

Birmania, un viaje de bajo costo a la más auténtica Asia

Birmania Mingalaba.*

Ya han pasado cuatro meses desde que dejé a mi marido una guía y una nota en la mesa de la cocina: » Destino Myanmar . ¿Quieres ser mi compañero? «

Así comienza la historia de nuestro último viaje al sudeste asiático: una aventura de bajo costo que comenzó con la pérdida de dinero y tarjetas de crédito incluso antes de llegar a nuestro destino.

En primer lugar no te fíes demasiado de la información de los guías turísticos … En los últimos dos años el país ha tenido un giro turístico que ha resuelto muchos de los obstáculos relacionados con el alojamiento, la comunicación, las conexiones a Internet y el intercambio de dinero. La única recomendación: los billetes deben estar como nuevos. Si están manchados o arrugados, no los cambiarán ni siquiera en el mercado negro, que suele ser menos conveniente que los bancos.

En lo que respecta al billete de avión, sugiero reservar un vuelo Italia – Bangkok (escala obligatoria) y luego confiar en alguna aerolínea menor (AirAsia por ejemplo) para el último tramo a un costo de unos 60 dólares.

Llegamos a Yangoon por la noche. El aeropuerto es pequeño y está desierto.

Tomamos un taxi hasta el barrio indio donde nos alojamos (Ocean Pearl II – doble 20 USD con baño privado, internet y desayuno – Myanmarhotel-budget.com) y pasamos la primera noche en un centro de internet tratando de bloquear las tarjetas de crédito perdidas en Bangkok. Después del pánico inicial bebemos una cerveza de Myanmar, orgullo nacional, y planeamos el día.

No hace falta decir que la principal atracción de la ciudad es la majestuosa Paya del Shwedagon (pagoda). La leyenda dice que en el interior del zedi (la estupa principal) se conservan mechones de pelo de Buda y que la parte superior de la aguja está adornada con un gran diamante. Como en todos los templos budistas, en la Pagoda se entra descalzo y se gira el zedi en el sentido de las agujas del reloj .

Nos detenemos a observar los ritos religiosos que se suceden en las distintas estupas menores, donde los fieles entregan flores a las imágenes sagradas y dinero a los monjes. Demasiados considerando que todo Yangoon cuenta con unos 40.

Con un autobús local lleno de gente llegamos a Bogyoke Aug San Market , quizás el más antiguo (mercado) de la ciudad.

Inundación. Nos divertimos buscando refugio entre los puestos de comida, telas y troncos de thanaka , un árbol similar al sándalo de cuyo polvo obtenemos la tradicional crema hidratante. También hay sastres que confeccionan el longy , la típica falda que usan hombres y mujeres.

Literalmente nos perdemos en el caótico vecindario indio : hay emoción en el aire y definitivamente demasiada gente. Entendemos que al día siguiente, a esa hora, en el Hotel Trader$0027s, el más famoso del barrio, hubo un ataque.

El Círculo de Yangón, el tren circular que llega a los suburbios de la ciudad , nos da la oportunidad de ver la vida en los suburbios. Se permite subir y bajar en diferentes estaciones a voluntad, siempre usando el mismo boleto (1 USD). Por eso hacemos una parada en el Lago Inya (no esperes un paisaje impresionante, todos llegarán a las afueras de Yangoon) para una visita al lugar de nacimiento de Aung Sang Suu Kyi.

Salimos de Yangoon en autobús en dirección a Roca Dorada , la roca que desafía las leyes de la gravedad que se cierne sobre un acantilado del monte Kyaikito . La leyenda dice que se mantiene en equilibrio por un pelo del Buda.

Para llegar allí, desde Kinpun te subes al maletero de uno de los camiones repletos de gente a un costo de 1500 kyat por persona. Está lloviendo pero el viaje de aproximadamente 1 hora es realmente divertido .

La roca no es accesible a las mujeres, que pueden quedarse de pie mientras los hombres rezan y colocan hojas de oro en los bordes como signo de devoción.
La entrada cuesta 6 dólares o 6 euros. – Los birmanos a menudo extrañan el concepto de tipo de cambio – .

Pasamos 2 días en Kinpun bajo el ojo vigilante del Sr. Koko, el manitas de la casa de huéspedes Pan Myo Thun (7 USD por noche).

El país es encantador . Situado cerca del bosque nos dio la oportunidad de ver la mariposa más grande jamás vista.

De camino al lago Inle paramos en Bago durante unas 6 horas, donde, en nuestra moto con el Sr. Zaw Tun visitamos los principales sitios religiosos:

el Buda estiró Shwethalyaung (54 metros de largo, 16 metros de alto);

la Pagoda de Swemawdaw – donde hemos entendido que de las 4 entradas, la del sur está reservada para los birmanos que no pagan la entrada, ni sus compañeros, aparentemente;

el Monasterio de la Serpiente en el que vive una pitón de más de cien años, reencarnada en monje. Hermosa la parada en el monasterio de Kha Khat Kyang , el segundo centro cultural de Birmania que, en 2007 durante la Revolución del Azafrán albergó a más de 1500 monjes.

Hoy quedan poco más de 500.

Una rápida visita a la fábrica de cigarros , donde las mujeres con manos muy rápidas enrollan los cigarrillos con habilidad. En el paseo en moto, podemos aprender algo sobre la situación económica actual de Birmania. La gente apenas habla de política pero lo que surge es un sentimiento de decepción.

Tenemos un largo viaje a Lago Inle : los autobuses son estrechos e incómodos y emiten películas románticas toda la noche donde el amante siempre recibe una paliza. ¡Fascinante!

Pasamos la noche en la nueva capital Nay Py Taw , una ciudad absurda compuesta por calles de 4 carriles, enormes hoteles presumiblemente vacíos, enormes rotondas con juegos de luces de super kirsch en el centro protegidos por la mirada vigilante de soldados armados vestidos con altos uniformes.y así, como de la nada desaparece, sin la sombra de un suburbio.

Llegamos a Nyaungshwe alrededor de las 4 de la mañana, cuando las mujeres empiezan a calentar el aceite para freír unos deliciosos panqueques. La entrada a Inle Lake es de 10 dólares.

Aquí todo gira en torno al turismo y encontrar un barco para visitar el lago es muy fácil. Visitamos los jardines de tomates flotantes, el mercado, los servicios religiosos, muchos monasterios incluyendo el de los gatos saltarines, entrenados por los monjes en invierno para vencer el aburrimiento.

Increíble i Pescadores de Inhya que dirigen hábilmente el barco en equilibrio sobre una pierna .

Desafortunadamente, el Inle ha sido tragado por su propia fama, y aunque el espectáculo es sublime, tiene un sabor algo construido.

Desde las ventanas de las casas flotantes las mujeres con cuello de jirafa sólo esperan ser fotografiadas a cambio de unos cuantos kyats, que no usarán para ellos, pero que probablemente darán al propietario que los compró.

Nos prometimos que no los buscaríamos, sólo que no cultivar un mercado de esclavos que no aceptamos y encontrarlos delante de nosotros nos ha dejado sin palabras. Los collares que llevan son tan pesados que se ven obligados a equilibrar el cuerpo poniendo pesos en las piernas.

No niego el encanto, la llamada a una cultura ancestral, pero la violencia que sufren es demasiado grande .

Los días siguientes los pasamos en el continente, alquilamos bicicletas y nos aventuramos en los alrededores en busca de las termas de Kaung Daing (que no son más que dos jacuzzis súper chic en un lugar reluciente para los turistas de dinero).

El viaje nos dio la oportunidad de parar y comer los fideos con los mejores cacahuetes de todas las vacaciones – en un quiosco muy sencillo en la calle, donde un curioso anfitrión nos enseñó algunas de las recetas de la verdadera comida callejera birmana.

En el lago Inle hay de todo: no tendrás ninguna dificultad (excepto el hecho de que durante el día se corta la electricidad). Todavía estamos en temporada baja, así que las casas de huéspedes, en lugar de dejar las habitaciones vacías, dan algún descuento, y podemos dormir a la orilla del lago por 10 USD por noche con el desayuno (Gypsy Inn, el más barato de todos los tiempos).

Demasiada humanidad toda junta nos convence para ir más al norte, para descubrir aldeas tribales .Destino Hsipaw .

¿Qué hacer en Hsipaw? Coge una bicicleta y ve sin rumbo a descubrir la naturaleza. Después de un tiempo las pagodas empiezan a parecerse, aunque aquí adquieran un aspecto psicodélico cubierto de luces de colores.

No tomamos una guía, sino que recibimos un mapa súper detallado hecho por el Sr. Nonricordoilnome, que entiende nuestra situación y no duda en darnos información.

Así que vamos a las aldeas Shan, a través de los arrozales y campos de maíz En la nada de los campos, una abuela, viéndonos cansados y fatigados, nos ofrece los mejores plátanos de todos los tiempos! Llegamos al pequeño balneario de la presa Karmspring, las cascadas, la zona llamada Little Bagan.

Entre otros, visitamos el monasterio de Buda de bambú, conservado en un impresionante complejo de teca; nos detenemos para desgranar mazorcas con mujeres shan, subimos la colina del atardecer y vemos la puesta de sol con el silencioso y solitario monje guardián.

Probemos lo que el aire mágico de Birmania se dice en los libros .

Prolongamos nuestra estancia para asistir a una importante fiesta religiosa: un desfile de carrozas de carnaval que cada año reúne a todas las tribus de la región .Una oportunidad única para ver el desfile de vestimenta tradicional.

Nos gustaba mucho Hpisaw: el hecho de estar menos acostumbrados a los turistas nos permitía establecer relaciones sinceras, entrar en las costumbres y hábitos de una nación que quiere emerger.

Decidimos llegar a Mandalay a través del viaducto de Gokteik . El viaducto de Gokteik es el puente de hierro con cerchas más grande del mundo . Fue construido en 1900 y se puede llegar desde Hipona con 4/5 horas de viaje en un tren muy antiguo.

La pista está inmersa en la naturaleza , el ritmo es extraordinariamente lento, el panorama es impresionante. En los casi 700 metros de longitud se puede admirar el panorama desde un punto de vista privilegiado, a más de 100 metros sobre el suelo.

La noche comienza a caer y sólo tenemos que armarnos de paciencia y comprobar que el invitado inesperado del vagón (un ratoncito) no se familiariza demasiado (pero esa es otra historia).

Interrumpimos el viaje a Pyin U Lwin , un pequeño pueblo en la colina con el sabor de la colonia inglesa . Los hoteles para turistas son pocos (los hoteles necesitan una autorización especial para alojar a los extranjeros) y los de bajo costo aún menos.

Pyin U Lwin es hermoso: las casas son de estilo colonial y para desplazarse por ellas se utiliza principalmente el buggy. El gran parque botánico que alberga el jardín de orquídeas merece una paradara los que lo aprecian, el Club de Golf parece ser particularmente renombrado.

Tomamos una camioneta para llegar a la estación de autobuses y de nuevo nos encanta la amabilidad del pueblo birmano. Con nosotros, en el pecho, una pandilla de ancianos compartieron dulces y masajes con bálsamo de tigre (la versión sintética, afortunadamente).

Mandalay lo visitamos a toda prisa, debo ser honesto: pero ahora realmente queremos llegar a Bagan. Nos detenemos sólo unas pocas horas (también para no tener que pagar la entrada de 10 USD), suficiente para visitar la Pagoda Mahamuni , la hoja de oro (las que los hombres pueden pegar a las estatuas) y las tiendas de mármol y hacemos un agradable paseo perdiéndonos en la caótica multitud.

Bueno, sí, no vimos Amapura y el Puente de U Bein: pensamos que visitar el puente por la tarde, sin el encanto de la puesta de sol y los monjes (la típica imagen de las postales de Mandalay) nos habría decepcionado un poco. Y los días disponibles para nosotros estaban llegando a su fin.

A la mañana siguiente llegamos a Bagan , el último destino. ¿Qué puedo decir? ¡Increíble! Una llanura con más de 4000 templos Bagan se respira mientras se pedalea, se descubre perdiéndose en los más de 40 kilómetros cuadrados de templos, se experimenta dejando las pistas turísticas, esperando la puesta de sol desde lo alto de los edificios más altos.

El gobierno birmano no ha tenido en cuenta el valor histórico del sitio, por lo que resulta poco probable que haya habido intentos de restauración, pero afortunadamente se han visto limitados por la atención internacional.

Los ciclomotores fueron prohibidos tras el accidente de unos sobrinos de un político, por lo que fueron sustituidos por bicicletas eléctricas funcionales – qué feas -.

Es posible sobrevolar el lugar en un globo aerostático, aunque durante nuestra estancia las inclemencias del tiempo no permitieron las salidas. Hermosas vistas de la orilla del río y el embriagador licor obtenido del árbol de toddy , una grappa un poco $0027demasiado alcohólica para mis estándares.espléndidas lacas, grabadas a mano con la ayuda de un alfiler.

En Bagan probamos la famosa cerveza de espirulina , preparada con el alga del mismo nombre que parece tener un efecto antienvejecimiento.

Y bajo el agua torrencial también visitamos el Monte Popa , un volcán extinto hoy parque nacional . Se puede llegar tomando una de las muchas camionetas que salen de la estación de autobuses, y luego subir a la cima a pie para no molestar a los 37 Nats – espíritus guardianes del Bien y el Mal – tan sagrados para el pueblo birmano.

Terminamos nuestras vacaciones en Yangoon, en compañía de Alejandro, un amigo español que conocimos por casualidad en Laos hace unos años.

Gyzube Birmania.

25 días es un tiempo muy corto para entenderte completamente. Tendremos que volver.

*Mingalaba: hola

* Gyzube: gracias

Guardar

Historias Relacionadas

Descubre

Destinos

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí